lunes, 21 de marzo de 2016

PERRUNILLAS y AZÚCAR


Ya os he comentado más de una vez, que intento consumir poco azúcar, entre otras cosas porque es un ladrón de vitaminas, luego porque aumenta los niveles de glucosa en sangre y por química cerebral y física pide más y más. 
Haced esta prueba, poneros un paquete de "chuches" que os gusten en las manos y veréis que con una sola no basta, ni con dos ni con tres, es decir que poco a poco las vais a comer todas de una vez y en tiempo record; siempre hay excepciones claro está, pero son las menos.
Fijaros que los niños de corta edad después de haber asistido a una fiesta de cumpleaños, y haber consumido muchos dulces, a buen seguro que al día siguiente tendrán moquitos en la nariz, las caquitas sueltas y estarán irritables y llorosos ¿porqué? por lo que os digo, porque el azúcar es un ladrón de vitaminas, baja las defensas y en grandes cantidades predispone al cuerpo a la enfermedad.
Por supuesto que un poco de glucosa es necesaria para vivir,  y hay momentos para todo; porque un solo terrón de azúcar puede salvar del coma a un diabético; pero alimentos como los carbohidratos, pasta, arroz, legumbres, ya lo llevan, la miel en dosis moderadas es buena, también el jarabe de ágave o de arce y el endulzante Stevia que mantiene estable los niveles de azúcar. Tambien lo llevan las frutas desecadas, dátiles ciruelas, pasas, albaricoques y melocotones secos etc.
Pero siempre hay un día que apetece darse un gusto en plan tradicional; o mejor dicho un disgusto, porque después de haber comido dos perrunillas de las que véis, que por cierto estaban deliciosas... he empezado a toser sin parar, cosa que llevaba muchos días sin hacerlo, porqué... pues porque el azúcar todo lo que tiene de bueno, lo tiene de inflamatorio, y por experiencia se, que hasta que no haya eliminado todo el que he consumido entre hoy y mañana no estaré como antes; es decir bien.
Las PERRUNILLAS acostumbran a apetecerme en esta época Cuaresmal y no me  preguntéis porqué, así que hoy al verlas en un puesto de confianza, he adquirido una cajita y he decidido fotografiar su contenido para daros la explicación del princípio.
Al ponerlas en mi carro, sabía muy bien a lo que me exponía; pero todo y con eso he sucumbido a la tentación.
En fin, todo con medida no es del todo dañino, pero en mi caso y hablo siempre por mi, el azúcar tiene un poder inflamatorio en mi cuerpo que logra que me duelan cosas que normalmente no me molestan, y que mi tono vital baje en picado logrando con ello que no me sienta activa y en "forma".
Bueno amig@s,"que me quiten lo bailao", la faena ya está hecha, veremos si tengo la suerte de que alguien se acerque por mi casa y pueda compartirlas, porqué sino ya me veo con infusión respiratoria hora si, hora también.
UN BESO Y DISFRUTAD DEL DÍA

Idea y Fotos para este blog: Conxita
Fuentes citadas, en el mismo enlace indicadas

1 comentario:

  1. Claro, con la pinta que tienen a í también me apetecen, jajaj!! Se ven deliciosas y con mi cafelito de la tarde imagino lo bien que me sentaría!!un beso preciosa

    ResponderEliminar