miércoles, 4 de noviembre de 2015

PUCKY Y YO; DE PASEO POR EL PORT OLIMPIC DE BARCELONA


Uno de esos fines de semana en los que te levantas, ves el día semi chungo, por no decir otoñal, sin sol, con nubes; pero también sin frío, invité a PUCKY y su correa a irnos a deambular sin rumbo fijo por el Port Olimpic de Barcelona
Para mi siempre es grato dar un paseo por allí; teniendo en cuenta que hacía semanas que no lo visitaba; y la verdad es que lo disfruté a pesar de que la climatología no era la más adecuada para darse un paseo cerca del mar; pero todo tiene su encanto, y todo nos deja alguna experiencia cuando salimos de casa sin saber lo que haremos y con quien contactaremos; y así fué; os cuento.
Antes de salir de casa tuve estreno, pués me calcé unas deportivas nuevas que en su interior llevan una plantilla de gel, y eso permitió que mi paseo fuera más largo de lo normal; con una comodidad máxima que lograron que me sintiera como una chiquilla tanto por su color, como por el impulso que me dieron.



Después de andar un buen trecho, y de ver varios chiringuitos, miré a Pucky, y las dos estuvimos de acuerdo en que hubo uno que nos encantó, tanto por su decoración como por una copa llena de un líquido naranja que tomaba un chico que estaba sentado en una de las mesas.
Ya sabéis mi curiosidad por descubrir cosas, y ese color me hechizó, es más no sabia dar en el clavo de saber lo que estaba tomando el chico en cuestión, cosa rara ¿verdad?, jaja. Zumo de naranja no era, (es más turbio), un coctelito de frutas tampoco por lo mismo; así que cuando se acerco la camarera, con todo el descaro le dije que me había enamorado de... y señalando con el dedo a mi vecino, añadí... de la copa naranja; ufff vaya cara se le puso cuando dije la palabra enamorado de.... En un primer momento creyó que era del chico de quien había quedado prendada, jaja, luego su expresión se relajó al oir la palabra copa, y sonriendo me dijo que lo que estaba tomando era un APEROL SPRITZ; o sea un aperitivo italiano que en el país vecino acostumbra a tomarse a eso de las 7 de la tarde antes de cenar. Al preguntarle si el grado de alcohol era muy alto, me dijo nooooo!!! y le advertí que tenía que conducir de vuelta y no podía pasarme. (Pero teniendo en cuenta que soy medio "brujita," algo me decía que aquella señorita me había dicho la verdad a medias, y el resto lo dejaba para que lo descubriera yo.... y realmente así fué)
Me trae la copa....de ensueño pensé yo!!! que color naranja tan bonito; el hielo bailando dentro, la rodaja de naranja que le daba el toque especial, las palmeras moviéndose minimamente con el vientecillo; el mar al fondo, la gente paseándose tranquilitos, en un relax verdaderamente necesario para desconectar; ohhh que gozada!!!. 
Hago el primer sorbo, hummm es un poco amargo!!!, pero el color es tan bonito que me está diciendo "pon la boquita guapa que te voy a conquistar"; llevo la copa a mis labios por segunda vez, sorbeteo, y al momento ya entra en escena un burbujeo que me hace pensar!!! sigo mirando a los paseantes, a sus perros, (por cierto es un buen sitio para los que quieren ligar, que no es mi caso; aunque nunca se sabe), doy el tercer sorbo; (me va gustando, el sabor amargo se va adaptando a mis pápilas gustativas con placer); doy el cuarto, el quinto...y le digo a la chica que cuando pueda me traiga la cuenta. Para decir eso, ya noté que mi lengua que es bastante rápida, no tenía la fluidez normal de siempre. Llega la chica; deja el platito con la minuta, y antes de marcharse me dice; ¿le gusta señora? y yo en una especie de trance anaranjado le digo, si, si, es especial, y ella contesta, lleva Aperol, cava, y un poquito de soda. ¡¡¡Ahhhh mentirosilla, lo del cava lo tenías debajo de la manga pensé yo!!!
Mientras me decía esto, yo ya empezaba a notar que mis músculos se aflojaban, que la cabeza me daba vueltas de tiovivo, y que una especie de ensoñación feliz y desenfadada se iba adueñando de mi.
Pero yo que soy muy mía, intentaba superarme diciendo esto se me pasa en un plis plas; y de lo que si estaba segura es de que no podía ni debía coger el coche hasta que se me hubiera pasado el ped.........pippppppppp.
Para aliviar esta flojez, pensé que un paseo cerca del agua nos haría bien a las dos. Entramos en la zona de arena, y empecé a notar que mis pies se hundían en ella y que mis fuerzas estaban bajo mínimos teniendo mucha dificultad para levantarlos y dar un paso detrás de otro.. La que si corría como un lince era Pucky que estaba de un feliz casi parecido al mío y sin copa, jaja.
Llegamos a medio metro del agua, las olas iban y venían igual que yo jaja, que poco me faltó para decir a grito pelado QUE FELIZ SOY!!! tan desinhibida estaba...
Me senté y mirando barquitos, perros correteando, dueños y mar de fondo, así me pasé casi dos horas, hasta que mi verdadero ser volvió a fluir; aunque... pensándolo bien, ¿quien era mi verdadero ser? ¿el de antes o el de después del Aperol?; sea como sea, volví a casa en la seguridad de que ya me sentía totalmente dispuesta a no jugar con mi vida ni con la de los demás; porque ya sabéis  "SI BEBES NO CONDUZCAS"
En fin amig@s, aquel domingo no comí a la hora que acostumbro, porque entre una cosa y otra me sentaba a la mesa a las 3 y media; pero la experiencia fué "distinta", y a buen seguro que si hubiera pedido alguna tapa para acompañar el licor y el cava no se me hubieran subido al "rascacielos" con tanta rapidez; pero dado lo que pasó, digo ¡¡¡viva la experiencia!!!, me sentí feliz, desenfadada, y además hable con más de una persona que también llevaba a su mascota y tod@s creo que lo pasamos muy bien.
Nada más por hoy, disculpad esta parrafada, pero a veces también es agradable recordar y compartir momentos que nos han relajado y nos han hecho sentir distintos de lo que en realidad somos.
Lo que si es cierto es que a poco que pueda lo voy a repetir muy pronto; en uno de esos días en los que el cielo y el mar están de un azul celestial, aunque... quien me asegura que lo pasaré tan bien como aquel día... en fin, ya veremos...
Por cierto le pregunté a una chica muy agradable que si le podía hacer una foto a su perro que era super grande y de un color gris precioso para ponerla en el blog; me contestó que si, y al decirle el nombre tedeternura contestó que ya lo miraría.
Lo siento guapa, pero entre que ya lees que llevaba los reflejos por los suelos, y que tu perrito pegó un salto en el momento de hacer la foto y luego se puso a corretear, todas quedaron borrosas y me ha sido imposible colgar ninguna. UN ABRAZO, MIL GRACIAS Y HASTA OTRO DÍA:))))))

   ¡¡¡DIOSSSSSSSSSS QUE BIEN LO PASÉ!!!

BESITOS QUERID@S!!!

Texto y Fotos: Conxita.B

5 comentarios:

  1. Ainsss me ha encantado el posttt, vamos a empezar las zapatillas me encantan colo incluido jeje yo tambien tengo unas rosas pero las mías snormalitas sin gel dentro,para andar tienen que ser una pasada, me ha encantado el relato de la copa, a mi también me habría llamado la atención y es que es verla y ya apetece probarla, no la conocía, así que tampoco habría sabido que llevava cava jaja una alegría pa el cuerpo de vez en cuando sienta de maravilla jaja, a pucky por lo que dices no le hizo falta la copa para correr sin parar y dar saltitos tan feliz jaja, oye yo me quiero apuntar a algún fúturo paseo con vosotras,romper con la rutina sienta de lujo y necesario jeje besos

    ResponderEliminar
  2. Estupendo y eso es bueno: que de vez en cuando saquemos el otro yo...

    La próxima te pides un entrante y así no te llegará tan rápido al rascacielos.-Me ha encantado esta entrada tan simpática a Punky se la ve en su salsa.

    Conxita feliz jueves un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Linda, piensa que de lo negativo siempre sacamos algo positivo, mira que fotos bellas nos muestras, besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola Conxita!!.. jaja, ya veo que pasaste un día estupendo. Veo que eres como yo, que a poco que bebamos se nos sube pronto al rascacielos, como dices tú.. jaja. Me ha encantado leerte, lo he vivido según lo ibas contando y me he quedado con las ganas de probar el Aperol.
    A mi me encantan los días nubladitos, en general hace que todo esté más tranquilo. La gente parece estar más relajada, o quizá más hundida, jeje, no sé. A mi desde luego me relajan.
    Me ha encantado ver que estabas tan contenta y feliz. Lo has transmitido sin duda ;)
    Por cierto, tu Pucky más bonita no puede ser. Aunque sé que de vez en cuando la sacas, a ver si le haces un buen reportaje porque es una monada. Tiene carita de buena.
    Un beso muy grande amiga.

    ResponderEliminar
  5. Ha sido un día diferente y perfecto! Nada mejor que salirse de los márgenes un poquito y de cuando en cuando mi querida amiga, al menos eso pienso. Me ha encantado tu relato, lo bien que lo has pasado, Pucky se veía tan feliz, y ese Aperol ya sabes, lo tienes que repetir! Besitos

    ResponderEliminar