sábado, 9 de agosto de 2014

SOLOMILLO DE CERDO AL HORNO CON PURÉ DE PATATA




Conozco a más de una persona a las que les da reparo comprar alimentos congelados porque creen que en el proceso de congelación han perdido nutrientes y textura.
Personalmente, hace más de 30 años que consumo bastantes congelados, y aunque me gusta detenerme en los puestos del mercado en los que las hortalizas frescas lucen muy bien y acostumbro a adquirir algunas de temporada. También compro algún pescado fresco y alguna que otra carne que me apetezca, pero mi congelador esta lleno de productos congelados: verduras, croquetas, sepia, calamar, truchas, merluza, judías verdes, espinacas, guisantes, y otr@s que congelo yo como pimientos, apio, tomate sofrito con ajo hierbas y cebolla, callos que de vez en cuando también me gusta comerlos, pollo, conejo, hamburguesas etc, etc;  porque así los tengo a mano; y siempre que cocino, congelo alguna porción para tener un plato listo en cualquier momento; y la verdad amig@s que hasta la fecha presente casi nunca he estado enferma por carencia de vitaminas ni minerales y mi vida es dentro de lo que cabe una vida plena y normal.
Ayer me acerqué a Mercadona, me apetecía comer carne de ternera, pero terminé adquiriendo un solomillo de cerdo congelado que os aseguro que no tiene nada que envidiar a uno fresco y que quedó fantástico en cuanto a textura y sabor.
Lo preparé así:
Limpié el solomillo de partes grasas, y lo partí en tres trozos para que fuera más fácil sellarlo por ambos lados, los salpimenté (poca sal pues ya llevaba un poco, y bastante pimienta blanca, mi preferida) y con un poco de aceite lo salteé unos minutos hasta ver que cambiaba de color.
Mientras el solomillo se doraba del derecho y del revés, precalenté el horno a 200º thermo-ventilador, y una vez dorado, lo pasé a una fuente de horno pincelada con un poco de aceite, y le eché por encima bastante orégano seco picado y otro chorrito de aceite. Lo dejé hornear 15 minutos; luego le di la vuelta y hice el mismo proceso, es decir ponerle por encima otro poco de orégano y lo volví a entrar dejándolo 9-10 minutos más. (Respetad el tiempo de cocción indicado, para que quede tierno y en su punto).
Con el jugo que soltó en la sartén al sellarlo, preparé el puré de patata instantáneo desglasándolo con un poco de agua mineral, y añadiéndole un poco de sal y mantequilla ligera.
Corté a filetes el solomillo y lo serví con el puré, degustando una carne que quedó super tierna; y un plato que para mi fué exquisito.
Nada más amig@s, espero que este menu os haya gustado y pronto lo pongáis en práctica.
UN ABRAZO Y DISFRUTAD DEL DOMINGO :)))


Receta, preparación y Fotos para este blog: Conxita

5 comentarios:

  1. Claro que sí los productos congelados son muy buenos y guardan el frescon y textura intactas...no hay mas que .verlos.Muchas gracias y un beso reina.

    ResponderEliminar
  2. Se ve riquísimo, Conxi. Aquí es mucho más fácil y práctico tener las cosas congeladas. Para ir al mercado tengo que conducir y salgo tan tarde del trabajo que no quiero llegar más tarde todavía a casa por pasar cada día a comprar comida. Y la verdad, no me quejo de lo rica que queda.
    Gracias por esta receta para mi solomillo congelado.
    Muchos besitos y buen fin de semana,
    Vero
    La cocina de Vero

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué pinta más rica! Efectivamente, si se hace bien y en los recipientes apropiados no se pierde ninguna cualidad. Nosotros solemos preparar el solomillo de cerdo con hojaldre y queso azul. Hacemos un rollo y lo metemos al horno. Queda riquísimo. Un besico

    ResponderEliminar
  4. Hola, Conxita. La combinación de cerdo y batatas/boniato es una de mis favoritas. Qué rico !! No sé si he usado orégano con cerdo, creo que siempre he preferido el tomillo así que la próxima vez lo haré según tus indicaciones.
    A mí me cuesta mucho salir de los alimentos frescos. Para peor y con los años esto se ha visto acentuado. Es complicado sobre todo cuando tengo que trabajar en horarios en que suelo estar en casa. De hecho, la semana que viene comienzo a trabajar los martes entre las 10 y las 14 hs y una de mis preocupaciones es justamente cómo habremos de organizarnos siendo que no estaré para la hora de la comida. (Vale aclarar que como Octi entra a la escuela a las 13:30, nuestro horario de almuerzo es preferentemente a las 12).
    Por lo pronto el martes es probable que deje un pollo en el horno para que a las 12 hs. mi esposo lo sirva en la mesa.
    Te mando un beso y disfruta del domingo.

    ResponderEliminar