DECÍA MIGUEL HERNÁNDEZ

Para la LIBERTAD... sangro, lucho, pervivo para la LIBERTAD...


Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.
Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.
No soy un de pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?
Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.
Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.
Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.
Miguel Hernandez

Y YO AÑADO... A BUEN ENTENDEDOR POCAS PALABRAS BASTAN.
Conxita. B

ESCUCHAD AQUÍ
Canción: la Fuerza de la Vida
Sergio Dalma


Comentarios

  1. Gran poeta Miguel Hernández, quizás por muchos no muy valorado. Siempre me ha gustado su poesía, temas muy duros tratados con gran sutileza. Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS por tu AMISTAD ELISA ^:^
    Mi corazón está muy triste, pero tu lo has alegrado.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito Conxita, seguro que pronto pasa la tormenta.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. DIOS nos oiga PEPA.
    Un fuerte abrazo AMIGA ^:^

    ResponderEliminar
  5. Un poema que llega al alma.
    Según las palabras de Pablo Neruda, recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad, y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor.
    Te dejo un fuerte abrazo y sabes que siempre agradezco tus letras.
    kasioles

    ResponderEliminar
  6. KASIOLES... Veo que has leído la letra pequeña; es decir, has comprendido lo que el poeta quería transmitir con tacto, inteligencia y valentía, porque sabía que iba a morir.
    Ya lo creo que es un deber de AMOR recordarlo; por eso he querido dejar constancia del CRIMEN que cometieron con el, y con tantos y tantos inocentes que murieron a temprana edad, matando con ello toda la riqueza que vivía escondida en sus almas, sin piedad y sin remordimiento.
    Pero afortunadamente esta RIQUEZA sigue viva y perdurará mientras la VIDA lo quiera; y dentro de mi ALMA, siento un profundo respeto por ellos, y un gran desprecio por los que a estas alturas del siglo XXI, no son capaces de respetar la LIBERTAD de los demás.
    UN ABRAZO MI AMIGA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

REDONDO DE POLLO CON FRUTOS ROJOS ( De Luxe Lidl )

LOMO DE MERLUZA CON PATATAS, GUISANTES, Y GAMBITAS EN ESTUCHE DE VAPOR LÉKUÉ Y HORNO MICROONDAS