miércoles, 5 de agosto de 2015

POLLO CON PATATAS TERE


Tengo una prima a la que quiero como a una hermana; no en balde nos criamos juntas porque vivíamos a escasos metros la una de la otra. Nuestro tiempo de juegos, descubrimientos y risas, compaginados con algunos momentos de dolor, formaron un vínculo muy fuerte, difícil de romper.
Ultimamente parece que la edad aún nos une más si cabe; y raro es el mes en el que no me invita a acercarme a su ciudad y comer juntas en algún restaurante, o llegar a su casa en fin de semana para disfrutar de esa mesa sencilla pero llena de cariño que solo Tere y su marido Mariano saben preparar.
La ultima vez que estuve comiendo con ellos, me ofrecieron un plato combinado de conejo al ajillo y patatas a las que yo he bautizado con el nombre de Tere porque estaban riquísimas y son muy ligeras a pesar de tener aspecto de fritas..
Ya os comente que hacía muchos meses que no probaba la carne, porque tomé la decisión de no contribuír al maltrato animal y con ello respetar el medio ambiente por todo lo que conlleva la industria cárnica en cuanto a contaminación. 
Pero bajo mi parecer en la vida no todo es blanco o negro, hay momentos, situaciones y deseos que por alguna razón necesitamos llevar a cabo, y dado que he seguido comiendo pescado y esto también reconozco que es un maltrato, no me he sentido culpable del todo; si acaso muy angustiada cuando veo como se defiende de la muerte un pez recién sacado del agua; y quizás lo que más me deprime es ver la actitud tan fría de las personas ante este sufrimiento que parece que no tenga ningún valor y al que no le dan más importancia que la de decir su peso y talla, y poder descuartizarlo lo antes posible para llevarlo a los puestos de venta y con ello a la mesa.
Ultimamente cuando pasaba por delante de los puestos de pollo y conejo, pensaba en lo bien que me sentaría un cuarto de ellos preparado a la plancha o guisado; y aunque procuraba sacarme el deseo de encima, debo reconocer que tenía que hacer un gran esfuerzo para no coger una bandeja y ponerla en mi carro.
Y el día que mi prima me ofreció el plato con conejo, agradecí a ese ser que con el sacrificio de su vida me iba a nutrir y iba a satisfacer un deseo reprimido desde hacía un tiempo, y lo comí; pero realmente no lo disfruté como antaño.
Hace unos días me volvió a apetecer la carne y compré un muslo de pollo para ver como me sentía después de comerlo; y realmente cada bocado que llevaba a mi boca era como si una travesura de las que tienen consecuencias me llevara a sentirme un poco o un mucho culpable de lo que hacía, porque no hay cosa peor, que ser consciente de lo que quieres en la vida y no actuar en consecuencia. Pero así soy yo; no tan inflexible como parezco, ni tan flexible como para dejar atrás todo lo que mi cuerpo-mente me dicta. Y he llegado a la conclusión de que cuando sienta una necesidad imperiosa por deseo, por necesidad física o psíquica de llevarme a la boca un alimento en concreto, en ese caso de carne blanca, intentaré moderarme, pero también daré prioridad a mi musculatura; pues el rechazo de mi cuerpo a los productos derivados de la soja y del trigo como proteína o a las legumbres combinadas con arroz, no es del todo satisfactorio para darme fuerza; así que intentaré satisfacer este antojo; para luego volver a iniciar el camino del respeto cuanto antes y poco a poco y con total consciencia procurar consumirlos lo menos posible.
Amig@s, hoy mi plato va dedicado especialmente a mis primos; su elaboración de lo más sencilla; en primer lugar cocer en el microondas una patata lavada y con piel grandecita por persona con un poco de agua hasta verla tierna pero no excesivamente recocida. Sacarla y reservar en un plato para que se enfríe.
En cuanto al muslo de pollo, lo compré abierto, y lo puse a dorar por el lado de su piel, en una sartén antiadherente sin nada de aceite unos 12 minutos, junto a un par de vueltas de molinillo de especies marroquíes que compré en Aldi y un poco de sal; le di la vuelta y lo dejé 10 minutos más. A media cocción saque la piel de la patata, la corte a rodajas semi gruesas, y las puse a dorar junto al pollo espolvoreándolas con un poquito de romero molido, sal marina y piel seca de limon pulverizada; de un tarrito que compro en Lidl y que me encanta para las patatas y otras preparaciones. Con la misma grasa que soltó la piel del pollo, las patatas se doraron y quedaron semi fritas pero sin grasas añadidas; y su sabor fué realmente estupendo; muy parecidas a las de Tere.
De postre un poco de fruta del tiempo, un te verde con menta, y menú terminado.
AMIG@S, escribo desde el corazón, porque en  ningún momento quiero engañarme ni engañaros, ya véis que vuestra amiga os muestra lo que siente y hace en todo momento. Soy consciente de que a mis amig@s vegetarianos no les va a gustar mi versión; la prueba de ello, es que en este blog nunca entra ninguna persona con convicción vegetariana; pero no hay nada mejor en esta vida que ser consecuente con las actitudes que vamos tomando y que quizás bajo el parecer de muchos no sean las convenientes, pero para mi paso a paso, son lecciones de vida que aún pareciendo que ando hacia atrás, me ayudan a reafirmarme y a intentar alejarme en lo posible en la convicción de que en lo que pueda no voy a contribuír al maltrato de seres inocentes de contínuo y desde luego que no es lo mismo comer proteina animal todos los días del año, que comerla una o dos veces al mes, salvo excepciones en las que por pura necesidad, decida saltárme las normas vegetarianas por un corto espacio de tiempo.
UN ABRAZO Y MIL GRACIAS POR LEER:)))
Conxita.B.


POSTRE: Macedonia de Frutas y Té verde con menta


Receta según idea de mi prima TERE
Preparación y Fotos para este blog: Conxita

2 comentarios:

  1. Un plato muy rico Te :) es una gran decisión y después de tantos años comiendo carne y pescado... imagino que el cuerpo también se tiene que acostumbrar, pues si en nuestra mente sentimos esa necesidad que quizás con el tiempo desaparezca, pues digo yo que el cuerpo del mismo modo sentirá al principio esa necesidad de proteinas y grasas animales. No obstante es una decisión valiente, yo soy más de un consumo respetuoso y sostenible... pero al tener toda la comida al alcance de nuestra mano, abusamos quizás de cantidades de carne innecesarias.
    Un beso Te!

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches NIKICHAN!!!
    Gracias por comentar guapa; ya ves; se hace lo que buenamente se siente en este momento, Veremos que depara el futuro. Por el momento vamos a pensar en el ahora.
    UN BESO ENORME CHIQUITA :)))

    ResponderEliminar