CAPUCCINO O.K.


Cuando era jovencita fuí a una boda; y al terminar la comida, me ofrecieron un café. Yo le dije al camarero que no acostumbraba a tomarlo, pero mis vecinos de mesa insistieron diciendo que me sentaría muy bien. Así fue como tomé el primer y último café expresso de mi vida, porque puedo asegurar que a poco que pueda, no repetiré aquel momento que me puso el corazón a cien, las manos temblorosas, y una ansiedad generalizada que me duró horas y de la que aún puedo acordarme ahora.
Pero fíjate que nunca es tarde si la dicha es buena, y a mis edades, he descubierto a mi bien amado capuccino. A decir verdad, ahora para mí, esta reconfortante bebida, es como una especie de regalo de dioses, con su cremosidad desbordante, su sabor avainillado, y en su punto justo de café que me da energía sin ponerme al borde de un ataque de nervios. Además me lo sirvo con un poquito de cacao en polvo por encima y el sabor sale ganando.  En fin, que puedo contaros que no vayais descubriendo, pues que a sensible no hay quién me gane y no lo digo como un triunfo, sino como una especie de debilidad que me acerca a lo bueno y a lo peor en una sensibilidad extrema, que a veces me trae más de un quebradero de cabeza. Que se le puede hacer, resignación queridos amigos y dejar que la vida con su sabiduría me vaya enseñando lo que debo o no debo hacer.
Ahí os dejo pués con las fotos del que me bebí ayer a media tarde. Hummmm.... delicioso!! Se apuntan?




Fotos: Conxita

Comentarios

  1. No soy una aficionada al café, pero el capuccino también me parece delicioso.
    Este verano fui a un bar de Dublín y me sirvieron un té con esta misma cuchara, me gustó tanto que le hice fotos para recordar lo graciosa que era, y mira por donde la veo aquí! si es que lo que no encuentre esta Conxita... jajaja!!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Jaja, dirás lo que no encuentren madre e hija.
    Aiss mi niña, no sé porque Dios nos ha dado este ojo de lince para ver debajo de estantes repletos de cosas, incluido polvo tantas cucadas que en general pasan desapercibidas.
    Ayer tenía en mente hablar del capuccino y dando una vuelta por ciudad, encontré estas monerias de cucharilla a un precio de escándalo, las pagué y dije ya sois mías!!. Me encantan.
    Un beso BONITA!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POLLO AL LIMÓN (Receta de Terelu Campos)

FRASES DE CUMPLEAÑOS 2016