martes, 14 de julio de 2015

CALABACÍN CON TOMATE Y GRATINADO DE CHEDDAR



Esta receta que no tiene dificultad ninguna, os encantará.
Si estáis de vacaciones, la podéis dejar preparada y calentarla 1 minuto en el micro antes de servir, y si tenéis mucha hambre, a temperatura ambiente, también está muy rica.
En cualquier caso me da la impresión que después de probarla, ya la adoptaréis para prepararla a menudo, entre otras cosas porque el calabacín es ligero, y el plato solo lleva la grasa del queso y un poco de aceite; así que no tendréis que ir sumando demasiadas calorías, y es un entrante sumamente agradable para comer a gusto.
Un par croquetas vegetales detrás, o un filete de seitán o tofú a la plancha con finas hierbas, serán el complemento ideal, para sentir que hacéis una digestión rápida para volver a la playa por la tarde si os apetece.
De postre, cualquier fruta veraniega, tipo sandía, melón o nectarina, terminará de saciaros, y dará este toque dulzón que tanto apetece al terminar la comida.

INGREDIENTES para 2 personas:
1 calabacín grande
1 tarro mediano de tomate troceado al natural
4 tranchettes de queso Cheddar
ajo y cebolla en polvo (de tarrito Mercadona)
pimienta blanca
orégano seco picado
aceite de oliva
sal marina
PREPARACIÓN:
Lavaremos, secaremos y cortaremos el calabacín a rodajas (ni muy gruesas ni muy finas). Pincelaremos con aceite de oliva una bandeja grande apta para horno y las iremos poniendo unas al lado de otras. Si vemos que ya no caben más, las restantes las pondremos encima. Las salpimentaremos y espolvorearemos con el ajo y la cebolla secos. Verteremos por encima el contenido de tomate picado al natural, y echaremos por encima un poquito de sal, un chorritín de aceite y orégano picado. Entraremos la bandeja a horno precalentado a 170º posición ventilador, y lo dejaremos durante 25 minutos sin abrir la puerta en ningún momento. Cortaremos por la mitad las lonchas de queso Cheddar, sacaremos la bandeja, y las distribuiremos encima de la preparación procurando cubrir el calabacín al máximo, para que al comer encontremos el sabor del queso. Espolvorearemos por encima un poquito más de orégano y unas gotas de aceite de oliva, y lo entraremos otra vez al horno hasta ver que el queso se funde y adquiere un poquito de color dorado. Lo serviremos cuando haya entibiado un poco.
Hummm de vício amig@s, para empezar y no parar.


VAMOS A RETROCEDER EN EL TIEMPO PARA DISFRUTAR DE ESTA BELLA CANCIÓN


Receta, preparación y Fotos para este blog: Conxita
Gif cascada: aquí y aquí

6 comentarios:

  1. Estos platos sanos y sencillos me vienen genial.Bssss querida amiga.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra leer esto DORIS!!
    A disfrutarlos guapa.
    BESITOS :)))

    ResponderEliminar
  3. Qué fotos tan frescas y veraniegas , dan ganas de zambullirse en esas aguas cristalinas. De igual gorma que me apetece mucho el plato que me enseñas hoy que es una delicia!!un beso

    ResponderEliminar
  4. Lo que intentaba con esas fotos ELISA, era refrescaros, y refrescarme; y creo que lo logré, jaja
    UN BESITO REINA, cuídate de estas temperaturas tan despiadadas.
    :)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))

    ResponderEliminar
  5. estupenda receta y ahora que estamos en verano la verdurita lo mejor , besitos guapa

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS CATALINA!!!
    Otro para ti bonita :))))))

    ResponderEliminar